Revolución sobre ruedas. Experiencias del Bicing en grandes ciudades


¿En qué consiste el Bicing?

Se trata de un servicio sencillo, práctico y sostenible que busca promover la intermodalidad en el transporte y aliviar el tránsito de las grandes ciudades.

El Bicing consiste en el montaje de una red de terminales de bicicletas, situadas junto a estaciones de tren, subte y estacionamientos públicos, donde se prestan bicicletas, el usuario la toma,  y luego de utilizarla la puede dejar en otra terminal. Si bien el sistema de funcionamiento es diferente en cada ciudad, suele funcionar a través de una tarjeta de abono, nominal, unipersonal e intransferible.

En la Ciudad de Buenos Aires, la Ley 2586 (Boletín Oficial Nº 2848/2008)  crea el Sistema de Transporte Público de Bicicleta (TPB), teniendo como objetivo principal la promoción  del uso de la bicicleta como transporte saludable y respetuoso con el medio ambiente, y como método alternativo y complementario de transporte para reducir los niveles de congestión de tránsito.

En Europa, las bicicletas ya están integradas en el sistema de transporte público de varias ciudades de países como Francia, Alemania, Noruega, Holanda, Italia, Dinamarca, Bélgica, Suecia, Luxemburgo, Austria, Checoslovaquia, Rumania, Finlandia y España. En otros continentes se da la misma experiencia en Nueva Zelanda, Singapur y Canadá.

Experiencias internacionales

Las bicicletas han sido objeto de nuevos proyectos colectivos de transporte urbano como el caso de “Velo’v”, en Lyón, proyecto de un inmenso éxito inspirado por el proyecto "CityBike" de Viena, y en una escala más reducida, por el sistema implementado en Munich, Córdoba o Gijón.

Barcelona fue una de las primeras ciudades en adoptar este sistema en el año 2007. A un año de su implementación ya contaba con 130 mil usuarios, una red de 286 estaciones en funcionamiento, con más de 4 mil bicicletas que realizan aproximadamente 30 mil viajes por día. Actualmente, España cuenta con al menos 24 ciudades que han optado por el sistma Bicing.

Casi por efecto dominó, París estrenó el Vélib cuatro meses más tarde del lanzamiento del Bicing barcelonés. El Vélib (conjunción de las palabras vélo –bicicleta- y liberté –libertad-) salió a la calle con 10.648 bicicletas en 750 estaciones repartidas por toda la ciudad que cuenta con 371 kilómetros de carriles bici y cada día se hacen unos 150 mil desplazamientos en este medio de transporte.

En nuestro continente, Brasil ha sido el primer país en introducir este sistema. El primer paso lo dió a comienzos del 2009 la ciudad de Río de Janeiro con su sistema SAMBA (Solución Alternativa para Movilidad para Bicicletas de Alquiler), y luego en Blumenau. El usuario se inscribe por internet y empleando el celular puede acceder en cualquiera de las 18 estaciones, a utilizar alguna de las 180 bicicletas del sistema.

Nuestro país no puede quedarse afuera de este reordenamiento general del tránsito que propone el Bicing. Se trata de una revolución en el concepto tradicional del transporte público, siendo la bicicleta, para viajes cortos, un modo alternativo y complementario dentro de la oferta de transporte de la ciudad, especialmente dirigido a lograr una reducción del uso del automóvil particuar y por ende de los actuales niveles de congestión de tránsito.

La Ciudad de Buenos Aires se prepara para e Bicing con la implementación de las bicisendas. La difusión de la cultura del uso de la bicicleta como medio de transporte y no sólo como hábito recreativo, es tarea de quienes trabajamos en y por la Seguridad Vial.

 
IRV | Ingeniería en Relevamientos Viales S.A. | Av. Belgrano 485 8° 18 | (C1092AAQ) Buenos Aires, Argentina | Tel / Fax: (+54 11) 4343-0213
Powered by Edición Integral